¿Quién ha votado hasta ahora en la elección de revocación de California?

A menos de dos semanas de la elección de destitución, las devoluciones de sufragios por correo muestran hasta ahora que han votado más del doble de demócratas que de republicanos y que las zonas liberales del estado.

0
283
Banner

Elección. A menos de dos semanas de la elección de destitución, las devoluciones de sufragios por correo muestran hasta ahora que han votado más del doble de demócratas que de republicanos y que las zonas liberales del estado, como el Área de la Bahía, tienen las tasas más altas de devolución, según funcionarios estatales e investigadores de datos políticos.

Las primeras cifras ofrecen buenas noticias para el gobernador Gavin Newsom. Pero también indican sus debilidades y lo que su campaña debe hacer de aquí al día de las elecciones del 14 de septiembre: atraer a los votantes jóvenes y latinos, partes clave de la coalición que necesita para mantenerse en el cargo, pero poblaciones notoriamente difíciles de movilizar en elecciones no presidenciales.

“Si yo fuera la campaña de Newsom, tendría que sentirme bien con estas cifras, pero creo que es un gran error que sean demasiado optimistas”, dijo Paul Mitchell, vicepresidente de Political Data Inc. “La tarea que queda por delante es complicada: estamos viendo a los electores que tradicionalmente salen a realizar su sufragio, pero incluso es posible que los republicanos estén deteniendo sus boletas y esperando para votar en las urnas, entonces podríamos estar frente a un verdadero cambio en los números”.

Los detalles del seguimiento de las papeletas de voto en este artículo se han extraído de la oficina del secretario de estado, así como de la empresa de Mitchell y de L2, dos empresas de datos políticos que analizan la información de los votantes de las elecciones estatales y de los condados, así como de los consumidores, además de otras fuentes de datos, para ofrecer un análisis del electorado.

Todos los votantes registrados recibieron una papeleta de voto por correo a causa de la pandemia; cuatro quintas partes aún no lo han emitido. Aunque es posible saber quién ha votado, no hay forma de saber cómo lo hizo.

Estas cifras muestran una imagen instantánea en el momento: Casi 4.7 millones de californianos han votado. Los resultados muestran que los demócratas están acudiendo a las urnas en gran número: 2.5 millones han emitido su sufragio, frente a más de 1.1 millones de republicanos. El condado de Los Ángeles, el más grande del estado, va atrasado: el 16.5% de los votantes han devuelto las papeletas, en comparación con los porcentajes que rondan el 20% en condados como Marin, San Francisco y Sonoma. Los electores de los suburbios más afluentes de ciudades como Los Ángeles también están muy representados.

Las encuestas arrojaron que los demócratas están menos motivados para votar que los republicanos, pero las cifras presentan que los demócratas “no están desanimados”, dijo Robb Korinke, director de Grassroots Lab, una empresa de asuntos públicos que realiza investigaciones sobre los gobiernos estatales y locales. “Desde luego, no están dormidos”.

Los demócratas constituyen el 46.5% de los votantes registrados en California, mientras que los republicanos representan el 24.1% y los que expresan ninguna preferencia de partido son el 23.3%. Dada la ventaja de los demócratas en el registro, los republicanos tendrían que “estar durmiendo para que esto funcione”, dijo Korinke. “Prácticamente tendrían que encontrarlos en coma”.

Los votantes que han devuelto su papeleta son mayores y más blancos que el electorado en general. Aunque las personas mayores (de 65 años o más) son el 23% del electorado, han emitido el 40% de los votos. Los adultos jóvenes (de 18 a 34 años) son el mayor bloque de votantes por edad, con un 28% de los electores registrados, pero solo son responsables del 14% de los sufragios emitidos.

Los votantes latinos, que suelen ser más jóvenes, también obtienen resultados insuficientes: aunque constituyen más de una cuarta parte del electorado, representan menos de una quinta parte de las personas que han emitido su voto. Los republicanos tienen la esperanza de poder avanzar con este grupo demográfico. El presentador de radio conservador Larry Elder, el favorito entre los candidatos que buscan sustituir a Newsom, y el ex alcalde de San Diego Kevin Faulconer están emitiendo anuncios en español. Elder también celebrará una conferencia de prensa el miércoles centrada en los votantes latinos.

“Ese es un lugar en el que hay banderas rojas para Newsom y si se van a ver grandes deserciones demócratas, yo pondría mi dinero más en la población latina que en la comunidad de personas mayores o en los votantes jóvenes”, dijo Korinke.

Nathan Click, portavoz del comité antirevocación, dijo que la campaña está satisfecha con las cifras, pero también entiende que hay trabajo por hacer. Como parte de lo que describió como el mayor esfuerzo de participación de los votantes en la historia del estado, expresó que están gastando ocho cifras en la movilización de los electores en las comunidades de color, incluyendo una campaña de 1 millón de dólares dirigida a los jóvenes latinos anunciada el lunes por Voto Latino. También han recurrido a celebridades como la cantante Katy Perry, el comediante George López, así como a influenciadores de las redes sociales para llegar a estos grupos.

“Es muy, muy pronto, pero estos son los primeros indicios de que los demócratas están motivados, tienen energía”, comentó Click. “Nuestra estrategia parece estar funcionando. Pero no damos nada por sentado”.

Los partidarios de la revocación argumentan que la brecha entre demócratas y republicanos está disminuyendo, y esperan una gran participación el día de los comicios. Las elecciones especiales, que se celebran en septiembre en un momento en que el electorado no está acostumbrado a votar, también se producen en medio de una inversión nacional de las normas de votación: Los republicanos solían votar temprano por correo, mientras que los demócratas tendían a votar en persona el día de las elecciones. El ex presidente Trump puso patas arriba esta tradición cuando cuestionó la integridad del sufragio por correo.

Los simpatizantes de la revocación también argumentan que los números tempranos favorecieron a los demócratas porque los condados de Los Ángeles y San Francisco enviaron sus votos por correo antes que otras partes del estado.