Tokio comienza a preparar los Juegos Olímpicos en plena pandemia

0
371
Banner

La organización de Tokio 2020 ha comenzado a elaborar medidas para poder celebrar el evento en 2021 incluso si la pandemia por el coronavirus no remite.

Los anfitriones nipones han puesto sobre la mesa un protocolo de seguridad sanitaria para la llegada y estancia de los atletas muy similar al modelo de retorno de público a los estadios de competiciones nacionales en Japón. De esta manera se preparará un sistema que permita también la estancia de espectadores durante las pruebas olímpicas.

Tokio

Atletas con movimientos restringidos

Las primeras propuestas que han salido a la luz para gestionar la entrada de más de 11.000 atletas a Japón apuntan a un «tratamiento especial» para los mismos, que les libraría de someterse a los férreos controles fronterizos que aplica Japón desde el inicio de la pandemia.

Los atletas olímpicos estarán exentos de la cuarentena obligatoria de dos semanas que se aplica actualmente a los viajeros procedentes del extranjero, aunque sí tendrán que realizarse test PCR antes de partir de sus países y a su llegada a territorio nipón, según las medidas que ha propuesto el comité organizador.

En la práctica, esto supondría que los atletas tendrían prohibido tomar el transporte público o moverse libremente por Tokio y otras partes de Japón, aunque está por ver si estas restricciones irán acompañadas de sanciones deportivas en caso de incumplimiento -esto ya dependerá del COI y las federaciones- o quedarán en un «código de conducta» para atletas.

«Con vacuna o sin vacuna»

Según las declaraciones recientes de los máximos responsables del Comité Olímpico Internacional (COI) Thomas Bach, presidente y John Coates, vicepresidente, «el objetivo es sacar adelante los Juegos con o sin coronavirus y con o sin vacuna».

El presidente del COI también mostró su esperanza en que las pruebas rápidas y otras herramientas médicas en desarrollo puedan servir «para garantizar un entorno seguro» para las competiciones deportivas, aunque también destacó que ni test ni vacunas son «una fórmula mágica» para resolver los problemas.

Bach resumió su mensaje afirmando que existen «buenas razones para un optimismo cauteloso» en el mundo del deporte, y subrayó que en cualquier caso, el retorno de las competiciones en las últimas semanas demuestra «que se pueden organizar grandes eventos deportivos de forma segura, incluso sin una vacuna».