California cierra otra vez sus playas en respuesta a las recientes aglomeraciones

El clima veraniego fue un gran atractivo para muchos que acudieron en masa a las playas de California.

0
505
Las imágenes de playas abarrotadas en la reapertura de las mismas, han precipitado el anuncio de un nuevo cierre.
Banner

«Después de las imágenes que se han visto en los medios de playas abarrotadas, violando así restricciones impuestas de distanciamiento social, hemos tomado la decisión de anunciar el cierre total de las playas y parques de California a partir del 1 de mayo». Así de contundente ha sido el Gobernador de California, Gavin Newsom, en un comunicado enviado a la policía y a los medios.

A pesar de que el comercio minorista, la industria y otros puestos de trabajo está previsto que retomen su actividad a lo largo de las próximas semanas; y de la mejora en el rastreo de contactos y tests (Los Ángeles ha aprobado la posibilidad de hacer tests gratuitos para todos sus ciudadanos); el Gobernador ha especificado también que intensificarán la aplicación de restricciones que afecten a la salud pública en sitios públicos como las playas y parques del Estado.

Las imágenes a las que se refiere, por ejemplo, son las de las playas de San Diego, en las que solamente se permitía acceder a ella para practicar deporte en el agua.

En otros sitio como los condados de Orange o Ventura, donde sí se permitía el acceso a la arena a modo ‘recreacional’, se captaron otras imágenes de playas abarrotadas por grupos y familias ante las que el Gobernador ya advirtió el lunes de que «ponen en riesgo los avances de California entera respecto a la contención del coronavirus».

El Orange County Supervisor, Donald Wagner, ha calificado la decisión de ‘poco inteligente’, alegando que «los profesionales médicos nos hablan también de la importancia del aire fresto y el sol para luchar contra las enfermedades infeccioses, además de tener beneficios mentales».

Actualmente, Estados Unidos tiene el mayor número de casos confirmados de coronavirus en el mundo -más de un millón de los 3,2 millones del Planeta- con un número de fallecidos que ya roza los más de 61,000.