El país que ha dado de alta a su último paciente con Covid-19

El país impuso a fines de marzo una de las cuarentenas más estrictas del mundo y ya logró reabrir escuelas y bares.

0
438
Imagen ilustrativa
Banner

Con el alta este martes del último paciente de coronavirus que permanecía en un hospital, Nueva Zelanda llegó al récord de no tener ninguna persona internada con Covid-19. Es más, desde hace cinco días el país no registra nuevos casos.

«Creo que esta es la primera ocasión, probablemente, al menos en un par de meses, en la que no tenemos a nadie en el hospital (por la Covid-19), así que estamos en una buena situación», sostuvo el director general de sanidad, Ashley Bloomfield, durante su rueda de prensa diaria para explicar la evolución de la pandemia.

Nueva Zelanda reportó desde el inicio de la pandemia 1,154 casos, de los cuales 21 siguen enfermos y otros 21 han muerto, detalló Bloomfield, quien agregó que los laboratorios procesaron un total de 267,435 pruebas en el país de casi 5 millones de habitantes.

El gobierno neozelandés impuso a fines de marzo una de las cuarentenas más estrictas del mundo y logró, en las últimas dos semanas, reabrir escuelas, bares y otros establecimientos similares tras declarar que había ganado la batalla contra la pandemia.

Se mantiene el nivel de alerta

Pese al relajamiento de muchas medidas, se mantiene el nivel 2 de alerta, que implica una vuelta paulatina a la normalidad pero con precauciones.

Al hacer el anuncio, Bloomfield ejemplificó: al saludar a amigos y familiares las personas deberían poder dar un «abrazo rápido» y recomendó lavarse las manos y no salir si presentan síntomas de fiebre o refrío, entre otras.

Por otro lado, las autoridades del país anunciaron el martes que han asignado 37 millones de dólares neozelandeses (casi 23 millones de dólares) de su presupuesto a los esfuerzos para crear, producir y distribuir una vacuna contra el Covid-19, de los cuales 20 millones de NZD (12,3 millones de dólares) estarán destinados a la investigación internacional.

Servicios religiosos y reuniones

El lunes, la propia primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció que los servicios religiosos podrán volver a celebrarse a partir de este viernes, cuando el Gobierno tiene previsto permitir reuniones de hasta un centenar de personas tras dos meses de confinamiento por el coronavirus.

Así, las iglesias podrán retomar sus servicios y se podrá asistir de nuevo a funerales, siempre y cuando se sigan las normas de distanciamiento social, no se supere la cifra de personas indicada y se tomen medidas de seguridad e higiene.

Ardern indicó, además, que a partir del próximo 8 de junio el Gobierno valorará el avance del coronavirus en el país y estudiará la posibilidad de reducir la alerta a su nivel más bajo, según informaciones del diario local ‘The New Zealand Herald‘.

Para la mandataria, el paso al nivel 1 de alerta debe realizarse de la forma más «rápida y segura» posible. «Se trata de mitigar el riesgo», ha afirmado Ardern, que ha matizado que aunque Nueva Zelanda está «avanzando positivamente» en la lucha contra la pandemia, el Covid-19 «sigue apareciendo».

Los bares ya han reabierto en Auckland, Nueva Zelanda, donde las terrazas vuelven a tener vida social.

No obstante, destacó que las limitaciones y restricciones impuestas sobre los neozelandeses son «bastante más laxas» que las medidas tomadas en otros países.

«Hemos abierto ya nuestros bares. En otros lugares eso ni siquiera está sobre la mesa ahora mismo. Estamos avanzando más rápido que muchos», celebró.